Cuneiforme

Definición

Joshua J. Mark
por , traducido por Rosa Baranda
publicado el 15 marzo 2018
X

Texto original en inglés: Cuneiform

Neo-Assyrian Cuneiform Lexical List (by The Trustees of the British Museum, Copyright)
Neo-Assyrian Cuneiform Lexical List
by The Trustees of the British Museum (Copyright)

El cuneiforme es un sistema de escritura desarrollado por primera vez por los antiguos Sumerios de Mesopotamia c. 3500-3000 AEC. Está considerado como la contribución cultura más importante de las muchas que aportaron los sumerios, y la más importante de la ciudad sumeria  de Uruk , que propició la escritura cuneiforme alrededor del 3200 AEC. 

El nombre proviene de la palabra latina cuneus que significa "cuña", debido al estilo en forma de cuña de esta escritura. En el cuneiforme se usa un utensilio para escribir cortado de una manera específica, llamado estilete, que se aprieta contra la arcilla blanda para crear marcas o muescas que representan palabras-signo (pictogramas), y más adelante, fonogramas o palabras-concepto, más parecidas a lo que se entiende hoy en día por "palabra".  Todas las grandes civilizaciones mesopotámicas utilizaron el cuneiforme hasta que se abandonó en favor de una escritura alfabética en algún momento después del 100 AEC, incluidos:

Eliminar publicidad

Advertisement

  • Los Sumerios
  • Los Acadios
  • Los Babilonios
  • Los Elamitas
  • Los Hatianos
  • Los Hititas
  • Los Asirios
  • Los Hurritas 

Cuando se descubrieron y descifraron las antiguas tablillas de Mesopotamia a finales del siglo XIX EC, esto transformó literalmente cómo se entendía la historia. Antes de su descubrimiento, la Biblia estaba considerada como el libro más antiguo y de más autoridad del mundo. El brillante erudito y traductor George Smith (1840-1876 EC) cambió la manera de entender la historia con su traducción de La Epopeya de Gilgamesh in 1872 EC. Esta traducción permitió que se interpretaran otras tablillas de cuneiforme, lo que puso fin a la idea tradicional de la versión bíblica de la historia e hizo sitio para que pudieran avanzar otras investigaciones objetivas e intelectuales de la historia. 

Cuneiform Writing
Cuneiform Writing
by Jan van der Crabben (CC BY-NC-SA)

El cuneiforme temprano

Las tablillas de cuneiforme más antiguas, conocidas como proto-cuneiforme, eran pictóricas, ya que los temas de los que trataban eran más concretos y visibles: un rey, una batalla, una inundación; pero se fueron haciendo más complejas a medida que los temas se volvían más intangibles: la voluntad de los dioses, la búsqueda de la inmortalidad. Para el 3000 AEC estas representaciones se habían simplificado y los trazos del estilete transmitían palabras-concepto (honor) más que palabras-signo (un hombre honorable). El lenguaje se fue refinando aún más mediante el uso de pictogramas que aislaban el valor fonético de un signo para explicar las relaciones gramaticales y la sintaxis para establecer el significado. Para aclarar esto, el erudito Ira Spar escribe:

Esta nueva manera de interpretar signos se conoce como el principio del pictograma o jeroglífico. Tan solo existen unos pocos ejemplos de estas etapas tempranas del cuneiforme de entre 3200 y 3000 AEC. El uso constante de este tipo de escritura fonética solo se vuelve aparente después de 2600 AEC. Constituye el principio de un verdadero sistema de escritura caracterizado por una combinación compleja de palabras-signo y fonogramas (signos para vocales y sílabas) que le permitía al escriba expresar ideas. Para mediados del tercer milenio AEC el cuneiforme que se escribía principalmente en tablillas de arcilla se usaba para una amplia gama de documentos económicos, religiosos, políticos, literarios e intelectuales. (1)

TODAS LAS GRANDES OBRAS LITERARIAS DE MESOPOTAMIA, TALES COMO LA FAMOSA EPOPEYA DE GILGAMESH, SE ESCRIBIERON EN CUNEIFORME.

El desarrollo del cuneiforme

Ya no había que esforzarse para entender el significado del pictograma; ahora se podía leer una palabra-concepto que transmitía de manera más clara lo que quería decir el escritor. El número de caracteres usados en la escritura también se redujo, de más de 1.000 a 600 para simplificar la palabra escrita y hacerla más clara. El mejor ejemplo de esto es el que da el historiador Paul Kriwaczek, que indica que, en la época del proto-cuneiforme:

Eliminar publicidad

Advertisement

Todo lo que se había llegado a inventar hasta entonces era una técnica para anotar cosas, objetos; no un sistema de escritura. Un documento que diga "Dos ovejas Templo de la diosa Inanna" no nos dice nada sobre si las ovejas se enviaban al templo, o si era el templo el que las enviaba, ni si estaban muertas, o vivas, o nada de nada. (63)

El cuneiforme se desarrolló hasta un punto en el que se podía dejar claro, siguiendo el ejemplo de Kriwaczek, si las ovejas iban o venían del templo, a propósito de qué, y si iban vivas o muertas. Para cuando la sacerdotisa y poeta Enheduanna (2285-2250 AEC) escribió sus famosos himnos a Inanna en la ciudad sumeria de Ur, el cuneiforme ya era lo suficientemente sofisticado como para transmitir estados emocionales como el amor y la adoración, la traición y el miedo, el deseo y el anhelo, así como las razones exactas de que la escritora experimentara tales sentimientos.

Inscribed Stand Head of Entemena
Inscribed Stand Head of Entemena
by Osama Shukir Muhammed Amin (CC BY-NC-SA)

La literatura cuneiforme

Las grandes obras literarias de Mesopotamia, tales como Atrahasis, El Descenso de Inanna, El mito de Etana, El Enuma Elish y la famosa Epopeya de Gilgamesh se escribieron todas en cuneiforme, y permanecieron completamente desconocidas hasta la mitad del siglo XIX EC, cuando hombres como George Smith, el reverendo Edward Hincks (1792-1866 EC), Jules Oppert (1825-1905 EC), y Henry Creswicke Rawlinson (1810-1895 EC) descifraron el idioma y lo tradujeron al inglés. 

Las traducciones de Rawlinson de los textos mesopotámicos se presentaron por primera vez en la Royal Asiatic Society de Londres en 1837 EC y otra vez en 1839 EC. En 1846 E.C. Rawlinson trabajó con el arqueólogo Austing Henry Layard en una excavación en Nínive y fue el responsable de las primeras traducciones de la biblioteca de Asurbanipal descubiertas en la ciudad. Edward Hincks se centró en el cuneiforme persa, del que estableció los patrones e identificó las vocales, además de otras contribuciones.  Jules Oppert identificó los orígenes del cuneiforme y estableció la gramática del cuneiforme asirio. George Smith fue el responsable de descifrar La Epopeya de Gilgamesh y en 1872 EC, como es bien sabido, descifró la versión mesopotámica de la historia del Diluvio (la Gran Inundación), que hasta entonces se creía que era una historia original del Génesis en la Biblia.

Eliminar publicidad

Advertisement

HASTA QUE SE DESCIFRÓ EL CUNEIFORME, SE CREÍA QUE MUCHOS TEXTOS DE LA BIBLIA ERAN OBRAS ORIGINALES. 

Hasta que se descifró el cuneiforme, se creía que muchos textos de la Biblia eran obras originales. La Caída del hombre y el Diluvio universal se habían entendido como acontecimientos literales de la historia de la humanidad dictados por Dios al autor (o autores) del Génesis, pero ahora se podían reconocer como mitos mesopotámicos que los escribas hebreos habían embellecido a partir del Mito de Etana y el Atrahasis. La historia bíblica del Jardín del Edén ahora bien podía entenderse como un mito derivado del Enuma Elish y otras obras mesopotámicas. El Libro de Job, lejos de ser un informe histórico real del sufrimiento injusto de una persona, ahora se podía entender como una obra literaria de la tradición mesopotámica, tras el descubrimiento del texto, más antiguo, de Ludlul-Bel-Nimeqi, que relata una historia similar. 

El concepto del dios resucitado que baja al inframundo y regresa, que se presentaba como un concepto novedoso en los evangelios del Nuevo Testamento, ahora se entendía como un paradigma ancestral expresado por primera vez en la literatura mesopotámica en el poema de El Descenso de Inanna. El modelo mismo de muchas de las narraciones de la Biblia, incluidos los evangelios, ahora se podía leer teniendo en cuenta el descubrimiento de la Literatura naru mesopotámica, que tomaba una figura histórica y embellecía sus logros para transmitir un mensaje moral o cultural importante. 

Flood Tablet of the Epic of Gilgamesh
Flood Tablet of the Epic of Gilgamesh
by Osama Shukir Muhammed Amin (CC BY-NC-SA)

Antes de este momento, como se ha mencionado, la Biblia estaba considerada como el libro más antiguo del mundo, y el Cantar de los Cantares de Salomón se consideraba el poema de amor más antiguo; pero todo eso cambió con el descubrimiento y desciframiento del cuneiforme.  El poema de amor más antiguo ahora se considera que es La Canción de amor de Shu-Sin de 2000 AEC, mucho antes de que se escribiera el Cantar de los cantares. Estos avances en el entendimiento fueron todos ellos llevados a cabo en el siglo XIX EC por arqueólogos y eruditos enviados a Mesopotamia para corroborar las historias de la Biblia con pruebas físicas. 

Eliminar publicidad

Advertisement

Junto con otros asiriólogos (entre ellos T. G. Pinches y Edwin Norris), Rawlinson lideró el desarrollo de los estudios lingüísticos de Mesopotamia, y sus Inscripciones cuneiformes de la antigua Babilonia y Asiria, junto con sus otras obras, se convirtieron en referencia obligada de este tema tras su publicación en la década de 1860 EC y en la actualidad siguen siendo obras de estudio respetadas.

George Smith, considerado como un gran intelectual, murió en una expedición a Nínive en 1876 EC a la edad de 36 años.  Smith, un traductor de cuneiforme autodidacta, hizo sus primeras contribuciones para el desciframiento de la antigua escritura cuando apenas contaba 20 años, y su muerte a una edad tan temprana se ha considerado como una gran pérdida para el avance de las traducciones de cuneiforme en el siglo XIX EC.

La literatura de Mesopotamia influyó en todas las obras escritas que vinieron después.  Los motivos mesopotámicos se pueden detectar en las obras egipcias, griegas y romanas, y todavía tienen importancia en la actualidad a través de las narrativas bíblicas en las que también influyeron.  Cuando George Smith descifró el cuneiforme cambió profundamente la manera en que el ser humano entendería la historia.

La versión aceptada de la creación del mundo, el pecado original, y muchos otros preceptos que la gente había seguido en sus vidas se vieron cuestionados con la revelación de la literatura mesopotámica, principalmente sumeria.  Desde el descubrimiento y desciframiento del cuneiforme, la historia de la civilización nunca ha vuelto a ser la misma.  

Eliminar publicidad

Publicidad

Sobre el traductor

Rosa Baranda
Traductora profesional de inglés y francés a español. Tiene un profundo interés por la historia, especialmente la antigua Grecia y Roma. Hoy en día traduce textos y clases sobre historia y filosofía entre otras cosas.

Sobre el autor

Joshua J. Mark
A freelance writer and former part-time Professor of Philosophy at Marist College, New York, Joshua J. Mark has lived in Greece and Germany and traveled through Egypt. He has taught history, writing, literature, and philosophy at the college level.