Diez cosas del antiguo Egipto que deberías saber

Artículo

Joshua J. Mark
por , traducido por Rosa Baranda
publicado el 24 febrero 2020
X

Texto original en inglés: Ten Ancient Egypt Facts You Need to Know

El antiguo Egipto se define como la civilización que floreció en el norte de África entre c. 6000-30 AEC, desde el periodo Predinástico en Egipto (c. 6000 - c. 3150 AEC) hasta la Dinastía Ptolemaica (323-30 AEC) antes de que Egipto se convirtiera en una provincia de Roma. El Egipto romano (30 AC - 646 EC) cayó después bajo las invasiones de los árabes musulmanes.

Durante miles de años, la civilización egipcia fue una de las más importantes de la antigüedad y sus reyes estaban considerados como los representantes encarnados de la divinidad en la tierra. El valor central de la cultura egipcia era el equilibrio, personificado por la diosa Ma'at, y esto dio lugar a una plataforma social estable desde la que la gente podía explorar el mundo y mejorar su comprensión de cómo vivir en él y, más aún, de lo que les esperaba en la vida después de la muerte.

Eliminar publicidad

Advertisement

The Great Sphinx and Pyramids of Giza
La gran esfinge y las pirámides de Giza
Betsy Mark (CC BY-NC-SA)

Los antiguos egipcios desarrollaron una cultura muy sofisticada que hizo avances importantes en prácticas y procedimientos médicos, innovaciones arquitectónicas y de construcción, desarrolló motivos literarios en poesía y prosa, creencias religiosas y tradiciones, y una visión de la otra vida que era más grandiosa y reconfortante que cualquier otra de la época.

Eliminar publicidad

Advertisement

A continuación, exponemos diez datos sobre Egipto, en respuesta a las preguntas más frecuentes:

¿Qué diferencia hay entre los periodos del imperio y los periodos intermedios?

Los antiguos egipcios no hacían ninguna diferencia entre las eras de su civilización. Los acontecimientos se databan según el gobierno de los reyes o según acontecimientos memorables, ya fueran naturales (como inundaciones, malas cosechas, cosechas especialmente buenas, o "señales" atribuidas a los dioses) o históricos, como una gran victoria militar o un proyecto arquitectónico. Los nombres de "imperio" o "periodo intermedio" provienen de los expertos actuales, en un intento de facilitar el estudio de la inmensa amplitud de la civilización egipcia.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Por eso, la historia del antiguo Egipto se divide en diferentes épocas. A veces las fechas difieren según el sistema que decidan utilizar los expertos, pero las fechas comúnmente aceptadas son:

  • Periodo predinástico: c. 6000 - c. 3150 AEC
  • Periodo arcaico: c. 3150 - c. 2613 AEC
  • Imperio Antiguo: c. 2613 - 2181 AEC
  • Primer periodo intermedio: 2181 - 2040 AEC
  • Imperio Medio: 2040 - 1782 AEC
  • Segundo periodo intermedio: c. 1782 - c. 1570 AEC
  • Imperio Nuevo: c. 1570 - c. 1069 AEC
  • Tercer periodo intermedio: c. 1069 - c. 525 AEC
  • Periodo tardío del antiguo Egipto: 525 - 323 AEC
  • Periodo Ptolemaico: 323 - 30 AEC

La diferencia entre 'imperios' y 'periodos intermedios' está relacionada con la centralización del gobierno. Durante los imperios, había un monarca que gobernaba desde una ubicación central, la economía y la sociedad eran estables, y se produjo un progreso cultural discernible. Durante los periodos intermedios, el gobierno egipcio estaba dividido en diferentes lugares, había menos estabilidad, y los indicios muestran menos avances culturales. Aun así, los periodos intermedios no fueron ni de lejos tan caóticos como los interpretaran los expertos de los siglos XIX y XX EC.

Eliminar publicidad

Advertisement

¿Quién era el faraón del libro del Éxodo?

LA HISTORIA DEL ÉXODO ES UN MITO CULTURAL Y NO HUBO NINGÚN FARAÓN REAL QUE ESCLAVIZARA A LOS ISRAELITAS.

El rey egipcio más comúnmente citado como el faraón sin nombre del Éxodo es Ramsés II (el Grande, r. 1279-1213 AEC) y el segundo más citado es Akenatón (r. 1353-1336 AEC), aunque varios escritores a través de los años han dicho que son muchos otros. En realidad, no hay ninguna prueba histórica, textual o física de que los hebreos estuvieran esclavizados en Egipto en cualquier momento o en grandes cantidades.

Hay muchos indicios de que quienes construyeron las pirámides y otros grandes monumentos de Egipto eran egipcios, trabajadores cualificados o peones no cualificados, que se esperaba que dedicaran tiempo al servicio comunitario, como la construcción de obras públicas, en la época en la que el Nilo se desbordaba y la agricultura no era posible. A pesar de las afirmaciones de muchos a través de los años, la historia del Éxodo es un mito cultural y no hubo ningún faraón real que esclavizara a los israelitas porque nunca fueron esclavizados en masa en Egipto. Los esclavos provenían de diferentes regiones tras las victorias militares o se compraban a comerciantes, y principalmente se empleaban en las minas o en servicio a la realeza. Puede que hubiera esclavos hebreos entre ellos, pero no en los números dados en la narración bíblica.

Book of Exodus
Libro del Éxodo
Walters Art Museum Illuminated Manuscripts (Public Domain)

¿Cómo era el ejército egipcio y cómo estaba organizado?

En el periodo del Imperio Antiguo de Egipto, el ejército se componía de reclutas de varios distritos (nomos) dirigidos por un gobernador regional (nomarca). El nomarca organizaba a sus hombres y enviaba la compañía al rey. Durante el primer periodo intermedio de Egipto, este sistema dejó de funcionar a medida que cada nomarca individual se iba haciendo con más poder con la caída del gobierno central y utilizaba a sus milicias para satisfacer sus intereses propios. En el Imperio Medio de Egipto, el rey Amenemhat I (r. c. 1991-1962 AEC) creó el primer ejército permanente. El ejército se mejoró durante el Segundo periodo intermedio de Egipto gracias a contribuciones de los hicsos tales como el carro tirado por caballos, el arco compuesto, la cimitarra, y la daga de bronce. Para la época del Imperio Nuevo de Egipto, el ejército egipcio era una fuerza de combate profesional bien entrenada que ayudó a crear y mantener el imperio egipcio.

Eliminar publicidad

Advertisement

El ejército se organizaba en divisiones denominadas según deidades principales y cada una estaba compuesta de unos 5.000 hombres. Cada división tenía un oficial que supervisaba a 50 soldados e informaba a un superior a cargo de 250 que, a su vez, informaba a un capitán que estaba bajo un comandante de las tropas. El comandante de la tropa era responsable ante el supervisor de la tropa, que reportaba al supervisor de la fortificación (al mando de donde se estacionaban las tropas), que estaba bajo un teniente comandante que informaba a un general. El general estaba directamente bajo la supervisión del visir egipcio, que reportaba al faraón.

Egyptian Soldiers
Soldados egipcios
Σταύρος (CC BY)

Las guerras egipcias nunca tuvieron como objetivo la conquista, sino más bien la defensa y la estabilidad. Incluso durante el ascenso del Imperio Egipcio, los ejércitos se utilizaron para crear, y posteriormente mantener, una zona neutral alrededor de Egipto para prevenir las invasiones, pero nunca fueron más allá de lo necesario para mantener el orden. Esto se debía en parte a la religión egipcia y la creencia de que, si alguien muriese más allá de las fronteras de Egipto, a su alma le costaría más llegar al paraíso en el Campo de Juncos.

¿Cómo era la religión egipcia y cómo influía en la gente?

LA VIDA TERRENAL ERA SOLO UNA PARTE DE UN VIAJE MUCHO MÁS GRANDE HACIA LA FELICIDAD ETERNA EN UNA VIDA POSTERIOR.

La religión egipcia permeaba todos los aspectos de la vida cotidiana de la gente. Los dioses siempre estaban presentes y se creía que le habían dado a la humanidad el lugar más perfecto en el que vivir con todas las necesidades y lujos que se pudieran desear. Todo lo que los dioses pedían a cambio era que la gente los honrara a través de la adoración y que mantuviera el orden celestial conocido como ma’at, la armonía, que unía todas las cosas.

Eliminar publicidad

Advertisement

Para los antiguos egipcios, la vida en la tierra era solo una parte de un viaje mucho más grande hacia la felicidad eterna en una vida posterior, que era un reflejo de la vida en la tierra. Tras la muerte, el alma era conducida al Salón de la Verdad donde el gran dios Osiris pesaba el corazón en una balanza contra la pluma blanca de la verdad de la diosa Ma’at. Si se establecía que el corazón pesaba menos que la pluma, entonces el alma continuaba hacia el Campo de Juncos; si pesaba más, se arrojaba al suelo donde lo devoraría un monstruo y el alma dejaría de existir. El libro egipcio de los muertos se escribió como una guía para el alma para ayudarla a evitar cualquier escollo en la otra vida y para que encontrara el camino al paraíso con seguridad.

Esta creencia influía en la vida cotidiana de los egipcios, porque entendían que la existencia no se limitaba al tiempo transcurrido entre el nacimiento y la muerte, sino que tenían un alma inmortal que viajaba por la tierra cierto tiempo; básicamente un ser eterno que algún día viviría entre los dioses en el paraíso en el que recuperarían todo lo que habían perdido.

¿Por qué momificaban los egipcios a los muertos?

Los egipcios creían que el alma estaba compuesta de nueve partes separadas:

  • Khat era el cuerpo físico
  • Ka era el doble de la persona
  • Ba era un aspecto de pájaro con cabeza humana que podía acelerar entre la tierra y los cielos
  • Shuyet era el yo de la sombra
  • Akh era el yo inmortal transformado
  • Sahu y Sechem eran aspectos del Akh
  • Ab era el corazón, la fuente del bien y del mal
  • Ren era el nombre secreto de la persona

Había que preservar el cuerpo físico (khat) para que el Ka y el Ba pudieran reconocerse a sí mismos y el Akh pudiera continuar hacia el Campo de Juncos. En los ritos de entierro egipcios, se ponían bienes mortuorios en la tumba del difunto para que este los pudiera usar en la otra vida y estos solo servirían si el cuerpo seguía intacto. Contrariamente a la creencia popular, los egipcios no estaban obsesionados con la muerte; disfrutaban tanto de la vida que nunca querían que terminara y esto dio lugar a la creencia en un reino eterno donde uno viviría para siempre, disfrutando de todo lo que uno hizo en la vida, en presencia de los dioses.

¿Hay algo de verdad en la maldición de Tutankamón o la maldición de los faraones?

No hay nada de cierto en la famosa maldición de los faraones que se hizo conocida después de que el arqueólogo Howard Carter abriera la tumba de Tutankamón en noviembre de 1922 EC. De las 58 personas presentes cuando se abrieron la tumba y el sarcófago, solo ocho murieron en los siguientes doce años, y todas por causas razonables y racionales; nada que ver con la tumba. El mito de la maldición de Tutankamón comenzó en 1923 EC cuando la escritora Marie Corelli ( 1855-1924 EC) envió una carta a la revista New York World con una cita de un antiguo texto que decía poseer, que advertía de terribles consecuencias para cualquiera que perturbara las tumbas de los reyes de Egipto. Corelli era una novelista popular en aquella época, y su carta recibió mucha atención.

Death Mask of Tutankhamun
Máscara de la muerte de Tutankamón
Richard IJzermans (CC BY-NC-SA)

Al mismo tiempo, Howard Carter se sentía cada vez más frustrado por la interferencia de cada vez más visitantes en su trabajo en la tumba de Tutankamón, y la carta de Corelli, popularizada por la prensa, tuvo exactamente el efecto deseado, asustando a la gente. Carter pudo proceder con las excavaciones y examinar la tumba sin más distracciones y por lo tanto nunca contradijo la afirmación de Corelli, aunque nunca se demostró que poseyera ningún texto de la antigüedad ni hubo ninguna prueba de maldición alguna. Las películas de Hollywood popularizarían aún más la "maldición de la momia" haciendo que quedara grabada en la consciencia colectiva de la actualidad.

¿Qué comida comían los egipcios?

La dieta egipcia era principalmente vegetariana. No podían almacenar carne, ya que los egipcios no tenían sistemas de refrigeración, así que se comía poco después de la matanza en festivales, banquetes, y la clase alta comía también animales más grandes ya que disponía del tiempo para ir a cazar. Todas las clases sociales comían aves de corral y pescado. Los alimentos básicos de la dieta egipcia eran el pan y la cerveza. Aunque también elaboraban vino, de uvas y otras frutas, en general era una bebida de la clase alta. La cerveza era la bebida más popular; se bebía con cada comida del día ya que se consideraba más saludable que beber del Nilo o los arroyos que podían estar contaminados y se creía que proporcionaba una ligereza de espíritu y un corazón contento. De hecho, los salarios de los trabajadores incluían una ración de cerveza y pan.

Ancient Egyptian Brewery and Bakery
Cervecería y panadería egipcia antigua
Keith Schengili-Roberts (CC BY-SA)

Las verduras y frutas constituían la mayor parte del resto de la dieta egipcia, incluidas cebollas, lentejas, puerros, ajo, aceitunas, granadas, uvas, dátiles e higos. Los egipcios ricos disfrutaban del coco, que era uno de los productos de lujo importados más populares. Criaban vacas, cabras y ovejas para la leche, con la que también hacían nata, cuajada y suero, mientras que los toros, aparte del toro sagrado de Apis, se criaban para trabajar en la granja. Los egipcios también disfrutaban de una amplia variedad de especias y aceites con la comida, incluido el sésamo, las semillas de lino, canela, comino y rábano picante, que era el más popular. A menudo los médicos prescribían diferentes alimentos como remedios para enfermedades y dolencias, y en la medicina egipcia la dieta estaba reconocida como un factor importante de la salud.

¿Cómo era la vida cotidiana en el antiguo Egipto?

La sociedad egipcia seguía una jerarquía que descendía desde la clase más alta hasta la más baja:

  • El rey (conocido como faraón tan sólo a partir del periodo del Imperio Nuevo) y la familia real
  • El visir
  • Los miembros de la corte
  • Los sacerdotes y escribas, incluidos los médicos
  • Los gobernadores regionales
  • Los líderes militares
  • Los artesanos y obreros cualificados
  • Los supervisores del lugar de trabajo
  • Los trabajadores no cualificados y los agricultores
  • Los esclavos

No se fomentaba la movilidad social porque se pensaba que el orden social había sido decretado por los dioses en consonancia con el ma’at y, por lo tanto, mantener este orden era vital para mantener la armonía y el equilibrio en la tierra. Era responsabilidad del rey asegurarse de que el ma’at se mantuviera en todos los niveles, pero, salvo raras excepciones, todo el mundo entendía su lugar y se comportaba en consecuencia.

La economía se basaba en la agricultura y la clase baja en su mayoría era agricultora. El día de un granjero comenzaba al amanecer cuando iba a los campos, a veces con su esposa e hijos, y terminaba al atardecer cuando volvía a casa para cenar. El comercio se realizaba mediante el sistema de trueque hasta c. 525 AEC cuando los persas introdujeron el sistema monetario. La unidad monetaria en vigor antes de eso era el deben, que era el valor establecido en un producto.

Egyptian Cattle Herd
Rebaño de ganado egipcio
Jan van der Crabben (CC BY-NC-SA)

En su tiempo libre, la clase alta cazaba, hacía deporte, pescaba, jugaba juegos de mesa, y atendía a eventos deportivos y, excepto por la caza mayor, la clase baja disfrutaba de estos mismos pasatiempos, además de nadar y pasear en bote. Los egipcios disfrutaban de fiestas y festivales, y los cumpleaños de los dioses y otros eventos se celebraban con fiestas nacionales, cuando se suspendía el trabajo y todos se reunían para beber, comer y bailar.

¿Hubo alguna otra gran gobernante además de Cleopatra?

Aunque Cleopatra VII (c. 69-30 AEC) es probablemente la reina egipcia más famosa, en realidad no era egipcia, sino griega; la última monarca de la dinastía Ptolemaica helenística. Sin embargo, hubo muchas otras grandes reinas egipcias a lo largo de la historia del país. En el Periodo arcaico de Egipto están Neithhotep de la primera Dinastía (c. 3150 - c. 2890 AEC) y Merneith (c. 2990 AEC). En el Imperio Antiguo, la reina Heterpheres I (esposa del rey Seneferu, r. c. 2613-2589 AEC) era la madre del rey Jufu (r. 2589-2566 AEC), sobre quien ejerció una gran influencia. Una de las reinas más polémicas de este mismo periodo fue Nitocris (c. 2184-2181 AEC) de la cual se dice que vengó el asesinato de su hermano invitando a sus asesinos a un banquete en una cámara subterránea para ahogarlos. Sin embargo, cabe señalar que los estudiosos siguen debatiendo la veracidad de esta historia y si esta reina existió siquiera.

En el Imperio Medio encontramos a la reina Sobeknefru (c. 1807-1802 AEC), y este periodo también vio el desarrollo del título honorario de la esposa de Dios de Amón que elevaría a las mujeres que lo ostentaran posteriormente a posiciones influyentes. La reina Ahhotep I (c. 1570-1530 AEC) es la primera mujer poderosa que se conoce que ostentara el título al principio del Imperio Nuevo, y lo pasó a su nuera Ahmosis-Nefertari (c. 1570-1544 AEC) que se lo pasaría a otras. Algunas de las reinas más conocidas e importantes provienen del periodo del Imperio Nuevo, como Hatshepsut (r. 1479-1458 AEC), Tiye (esposa de Amenhotep III, r. c. 1386-1353 AEC), y Nefertiti (c. 1370-1336 AEC), esposa de Akenatón, que asumió sus responsabilidades cuando este las abandonó para proseguir con su religión. También estaba Nefertari (c. 1255 AEC), esposa e inspiración de Ramsés el Grande, cuya representación en Abu Simbel es muy conocida.

En el tercer periodo intermedio, algunas de las mujeres más poderosas tenían el título de la esposa de Dios de Amón, como Amenirdis I (c. 714-700 AEC) quien gobernó el Alto Egipto. Otra esposa de Amón posterior, Nitokris I (también conocida como Neitiqert, c. 655-585 AEC), gobernó casi todo Egipto y fue la más rica de todas las esposas del Dios en la historia del título. Para cuando Cleopatra VII subió al trono, Egipto ya tenía una larga historia de mujeres poderosas en posiciones de autoridad.

¿Qué legados culturales nos ha dejado el antiguo Egipto?

El antiguo Egipto aportó una serie de invenciones e innovaciones que se utilizan regularmente en la actualidad. Los egipcios le daban mucho valor a la higiene personal, así que el baño diario, los peines, los cepillos, el maquillaje tanto para hombres como para mujeres, y los perfumes fueron o bien inventados por ellos, o mejorados. También inventaron el cepillo y la pasta de dientes, los caramelos para el aliento y el desodorante en forma de incienso. Los egipcios también desarrollaron la odontología, así como la práctica del médico de tomar el historial de un paciente a la hora de diagnosticar enfermedades. Tanto hombres como mujeres podían ejercer la medicina y algunas de las primeras clínicas y escuelas de medicina del mundo se establecieron en Egipto.

La arquitectura egipcia desarrolló la verdadera pirámide y el obelisco, así como las técnicas para crearlas y levantarlas. Aunque los ingenieros en la actualidad todavía no entienden cómo pudieron los egipcios construir, mover y erigir la mayoría de sus grandes monumentos, estas estructuras inspiraron a las culturas posteriores a emular las formas. En la agricultura, los egipcios aprendieron los métodos de riego de los hicsos y mejoraron el arado tirado por buey de calibre ligero y pesado. También desarrollaron los conceptos babilónicos de astronomía y astrología, el calendario y las matemáticas.

La literatura egipcia, especialmente del Imperio Medio, estableció la forma de la balada romántica y el diálogo literario/filosófico, más tarde hecho famoso por las obras de Platón. Hace tiempo que se reconocen la religión y filosofía egipcias como una influencia de la filosofía griega, así como de las religiones posteriores como el cristianismo y el islam, especialmente a través de los conceptos de la vida eterna, del juicio después de la muerte, y las recompensas y castigos en la otra vida.

Eliminar publicidad

Publicidad

Sobre el traductor

Rosa Baranda
Traductora profesional de inglés y francés a español. Tiene un profundo interés por la historia, especialmente la antigua Grecia y Roma. Hoy en día traduce textos y clases sobre historia y filosofía entre otras cosas.

Sobre el autor

Joshua J. Mark
Escritor independiente y antiguo profesor de filosofía a tiempo parcial en el Marist College de Nueva York, Joshua J. Mark vivió en Grecia y Alemania y viajó por Egipto. Ha enseñado historia, escritura, literatura y filosofía a nivel universitario.

Cita este trabajo

Estilo APA

Mark, J. J. (2020, febrero 24). Diez cosas del antiguo Egipto que deberías saber [Ten Ancient Egypt Facts You Need to Know]. (R. Baranda, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.ancient.eu/trans/es/2-1508/diez-cosas-del-antiguo-egipto-que-deberias-saber/

Estilo Chicago

Mark, Joshua J. "Diez cosas del antiguo Egipto que deberías saber." Traducido por Rosa Baranda. World History Encyclopedia. Última modificación febrero 24, 2020. https://www.ancient.eu/trans/es/2-1508/diez-cosas-del-antiguo-egipto-que-deberias-saber/.

Estilo MLA

Mark, Joshua J. "Diez cosas del antiguo Egipto que deberías saber." Traducido por Rosa Baranda. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 24 feb 2020. Web. 11 abr 2021.